¿Porque Ponzano está de moda?

La calle Ponzano se ha convertido en este año 2016 en uno de los lugares de moda para salir.
Con mas de 45 locales en los 99 números que componen esta madrileña calle del barrio de Chamberí, los portales se alternan con bares y restaurantes que han hecho de este lugar un lugar de encuentro de gente joven, aunque también más tradicional, con una inmensa variedad de locales de todo tipo, clásicos y de cocina fusión.

Tanta es la expectación y éxito de muchos de los locales de la calle que hasta se ha creado un hashtag en el que se informa de las nuevas aperturas o de las noticias relacionadas con la actividad gastronómica de la calle, el #Ponzaning.

Para aquellos que descubran ahora este fantástico lugar para disfrutar de la compañía de amigos o familiares alrededor de una mesa o una barra de bar disfrutando de los mejores vinos y cervezas, así como de cocina tanto clásica como innovadora, vamos a recomendar una serie de locales que no debes perderte:

La sala de Despiece

Sala de despiece: el nuevo bar de moda en Madrid

Foto: http://www.traveler.es/

Es uno de los locales estrella de la calle, su aspecto busca recrear una carnicería con sus ganchos y cuchillos, en un espacio de azulejos blancos.
Es un lugar perfecto para tomar algo en la barra con taburetes altos, o bien comer en el comedor principal. Sus especialidades son las carnes, como no podía ser de otra forma, pero dispone también de ciertos mariscos y unos excelentes vinos.

La Máquina de Chamberí

salon-830x506

Foto: http://grupolamaquina.es/restaurante/la-maquina-chamberi/

Un local de corte más clásico, dividido en dos ambientes, puede ser un sitio para tomar un aperitivo en la barra, con una gran variedad de pinchos, raciones y tostas. En el interior hay numerosas mesas para una comida o cena más cómoda y tranquila, con un bonito patio interior cubierto donde se puede fumar tras degustar los ricos platos, en su mayoría provenientes de la cocina española tradicional.

La Contraseña

Restaurante La Contraseña

Foto: http://www.restaurantelacontrasena.com/

Es uno de los lugares más demandados gracias a su variedad de ambientes que lo convierten en un lugar perfecto para todo tipo de reuniones.
La barra de la entrada, un salón de tipo parisino, comedor cosmopolitan y una planta de arriba con mesas altas para picar algo, comer o tomar unos cócteles en función de las necesidades.

El Doble

Foto: tripadvisor.es

Es uno de los bares más típicos de la calle, con una gran fama de tirar las mejores cañas de todo Madrid. Es un local relativamente pequeño, con ricas tapas y raciones, muy recomendable para tomar las primeras cervezas, aunque es muy famoso también el vermouth de grifo.

Los Arcos de Ponzano

FACHADA

Foto: www.losarcosdeponzano.es/

Terminamos la lista de recomendaciones con otro restaurante clásico. Este local fue fundado en 1952 y mantiene un estilo clásico, algo alejado del rumbo que esta siguiendo la mayor parte de los bares y restaurantes de su alrededor, aunque el que se mantenga abierto significa que siempre queda espacio para la rica gastronomía típica, en este caso de Segovia.
Un lugar donde el buen comer está asegurado gracias a las raciones y platos castellanos, acompañados por alguno de los excelentes vinos que ofrece su bodega.

Dónde degustar un buen rabo de toro en España

El rabo de toro es un guiso cordobés que se ha extendido por toda España. Allá donde haya una feria taurina encontramos numerosas raciones de este manjar. Cada vez quedan menos toros de lidia en las dehesas y cada día se sirven más platos de rabo, por lo que es evidente que muchas veces nos cuelan buey o vaca. A pesar de todo, es un placer degustarlo servido con una buena salsa y una rica guarnición de patatas o verduras.

En los restaurantes más refinados lo sirven deshuesado, que es más cómodo pero personalmente no lo disfruto igual. Al igual que cuando comes cordero o gambas, los comensales con los que comparta mesa, si hay confianza, deben entender que esta receta no se puede gozar de la misma manera si no se rebaña con las manos.

En Madrid es un plato que adquiere especial importancia durante las épocas de mayor actividad taurina. Les recomendamos algunos restaurantes para pedirlo:

Casa Toribio (Cardenal Belluga, 14). Muy cerquita de la Plaza de Las Ventas, tiene en exclusiva todos los rabos de toros que se lidian en esta plaza y en otros 100 ruedos de toda España, por lo que suele ser auténtico. Macerado en vino tinto desde la noche anterior, lo preparan a fuego lento con zanahorias, guisantes y champiñones, y lo sirven con patatas.

Casa Salvador (Barbieri, 12). Este restaurante de Pepe Blázquez está decorado con fotos de matadores y carteles de feria antiguos. El plato emblemático no podía ser otro que el rabo de toro. Excepcional.

El Fogón de Trifón (Ayala, 144). Cuenta con una materia prima de lujo y una ambiciosa selección de vinos. En esta casa preparan un rabo de toro estofado al vino tinto muy rico. Cocinado con ajo, cebolla, pimientos choriceros y crema de tomate, adquiere un sabor clásico y casero. Trifón Jorge, el chef, nos revela el secreto: “Prepararlo a fuego muy lento y con amor”. También lo incluyen con una buena ración de ricas croquetas.

Para los amantes de las tortillas

Madrid está repleto de restaurantes, bares, tabernas e infinidad de rincones donde comer y saborear lo mejor de la cocina española. Pero si eres un amante de las tortillas debes pasarte por la taberna la Búha. En pleno centro de la Latina, el barrio madrileño de moda entre jóvenes y no tan jóvenes.

Cada plato en La Búha es una auténtica obra de arte que anima al paladar tanto como a la vista. Situado exactamente en la Plaza de la Cebada, uno de los barrios con más vida de Madrid. Además, es el lugar perfecto para encontrarte con amigos y disfrutar de una velada animada e inolvidable.

La Búha es una auténtica taberna vasca que te invita a hacer algo en tu vida cotidiana para que disfrutes de los mejores sabores y rituales de la zona mediterránea. Podrás encontrar platos por sólo 17 euros o incluso menú individual que te introducirá en un verdadero paraíso para tu paladar. 

El plato más exquisito por excelencia de la taberna son las tortillas. Tortillas de patata de varios centímetros de grosor y rellenas de queso de cabra con cebolla caramelizada, queso mozzarella, e incluso gambas. No probarás otra tortilla igual en la capital.

Pero no sólo te ofrecen este plato. También podrás elegir entre otros platos típicos como ensalada tibia de tomate y queso provolone fundido con aromas de aceite de albahaca. Croquetas mixtas de jamón y boletus. Daditos de queso Brie rebozado y caramelo de vino tinto reserva.  Solomillo ibérico con queso Brie gratinado, y mermelada de zanahoria. Entrecot de buey a la parrilla con pimientos del padrón y patatas panaderas. O bacalao confitado. Y entre los postres destaca la tarta de manzana a la bretona, el brownie o el cheescake con arándanos.

Si quieres probar platos exquisitos ya sabes donde tienes que ir, porque además el servicio es estupendo y te sentirás como en casa.

¡Bon appétit!

Los restaurantes más “chic” de la capital

Llega el fin de semana, y a quien no le gusta salir un sábado a tapear con sus amigos, o quizás de cena romántica con su pareja mientras disfrutas de una merecida copa de vino. Y aunque a veces sales con pensamiento de no gastar, sabes perfectamente que no quieres acabar cenando una triste hamburguesa de 1 euro en Mcdonalds. Así que entre unas cosas y otras una simple salida te supone un mínimo coste de 20 euros. Te sientas, echas un vistazo a la carta y finalmente te decantas por pedir el plato más caprichoso del restaurante. Croquetas de boletus, una tosta con solomillo acompañado de queso de cabra y cebolla caramelizada, o rabo de toro con salsa de pimienta. ¿Y lo feliz que sales después de la cena? Por ello es importante saber dónde ir, pero sobre todo saber qué pedir. 

Recorriendo la capital hemos seleccionado los restaurantes considerados más “chic” de Madrid. Lugares bonitos y acogedores donde pasar un rato agradable mientras te deleitas con los platos más exquisitos y típicos del local.

1. Clarita

En la calle Corredera Baja de San Pablo 19, más conocida como la zona de Malasaña se encuentra uno de los restaurantes más “chic” de la zona. Un local bonito y sobre todo acogedor en el que podrás degustar platos exquisitos como: vieiras con ajada y trufa o con su ceviche, las alcachofas, el atún con chutney de cerezas, o el pulpo a la brasa con cachelos de patata asada y chutney de mango. Pero no debes irte además de sin pagar, sin probar un gintonic, son de matrícula de honor.

2. Mr Frank

Inaugurado en el año 2013, este restaurante situado en el barro de las Letras, cerca del Congreso, es otro de los restaurantes más destacados. Es recomendable probar sus platos estrella, el excelente bacalao confitado con rebuchón de patata y tinta de calamar, el tataki de atún con mayonesa de soja o el pulpo a la brasa. Además, su decoración con estilo industrial te encantará y te hará sentir en un ambiente tranquilo y familiar que te hará volver a la calle Jovellanos 6.

Restaurante Mr Frank

Restaurante Mr Frank

 

3. Saporem

Nos trasladamos ahora hasta la calle Hortaleza 74. Allí se ubica Saporem, un restaurante divertido donde poder disfrutar de música en directo y una gran variedad de platos creativos que te enamorarán. Destacando entre ellos: el sobao pasiego con huevo poché y foie, los canelones de pollo y mango o su pizza de calabaza y trufa. Pero su encanto principal es la terraza de la que dispone todo el año, y en la cual serás feliz mientras tomas su exquisita sangría de cava, que es una especialidad de la casa.

4. El Colmao.

Oculto entre las ajetreadas calles del barrio de La Latina, cerca de la plaza de la Paja, y más en concreto en la calle Redondilla 7, podemos encontrar este restaurante llamado El Colmao. Donde su especialidad es el delicioso pastel de carne, que te hará recordar la cocina de tu abuela o tu madre ahora que estás fuera de casa.

5. Celso y Manolo

Y finalmente, si eres de los fieles a las costumbre de toda la vida, debes visitar el restaurante Celso y Manolo, una tasca madrileña situada en la calle de la Libertad 1. Se trata de un local dirigido por los hermanos Zamora, y al que le han dado un toque “hípster” a esta castiza taberna de vermut y tapas. Te recomendamos saborear los tomates de huerta, conservas deliciosas, bocadillos de autor, pescados, y por supuesto, un vermut aromático rodeado de los tuyos.

Distintas opciones, en distintas zonas de Madrid. Ahora sólo tienes que elegir el lugar, el restaurante y lo que quieres comer. ¡Bon appétit!

Consejos útiles para comer bien cuando vas a un restaurante

En los últimos tiempos, y con las ganas de conseguir cada vez más clientes, los restaurantes y locales de comida rápida han incrementado de forma exagerada el tamaño de los platos y de los menús que sirven, dado que estamos atravesando un período de crisis en España.

Hoy en el blog, te vamos a dar unos consejos útiles para que sepas lo que pedir cuando comas fuera de casa y para que no consigas esas calorías de más.

Mas Restaurante

Consejos útiles

  1. Revise bien el menú de forma detallada: si puedes, mira siempre antes de ir al restaurante la página web para conocer qué tipo de platos se sirven y seleccionar la opción más saludable. Si el restaurante no cuenta con página de Internet, entonces observe detenidamente el menú del sitio. Si tiene alguna duda de qué forma está preparado algún plato, pregunte al encargado que te ayudará en todo momento para que sepas que pedir.
  2. Atención a los platos con palabras que pueden estar señalando grasa: salsa cremosa, fritos, cremas, manteca, gratinado, empanado, sala césar, escalope… Todos éstos son indicadores de calorías extra que no te ayudarán en tu objetivo de adelgazar rápido debido al porcentaje de grasa que proporcionan estos alimentos.
  3. Haga su propio menú, es decir, si pide ensalada ponga el aderezo a un costado para evitar grasas extra, cambie también las guarniciones como patatas por vegetales si es posible ya que le ayudará a comer mejor aún si cabe en el restaurante.
  4. En relación a las carnes, lo recomendable es que sean carnes a la plancha o a la parrilla. Tenga presente que la carne sin hueso puede tener de promedio entre cuatrocientos a quinientos gramos sobrepasando en más del doble lo que una persona debería consumir durante todo el día. En líneas generales, el tamaño de porción de la carne que debes ingerir para hacer una dieta equilibrada no debe superar el tamaño de la palma de la mano.
  5. Si pides un plato de pasta, un consejo es pedirlas con salsas naturales como pueden ser el tomate fresco o con vegetales salteados como pueden ser el brócoli, los esparrágos o los champiñones. Evite salsas como la carbonara o la bolognesa que tiene calorías en excesos y no le ayudarán en su dieta.
  6. No llegue al restaurante con mucha hambre, ya que es un error muy común y mucho más frecuente de lo que pensamos. Lo único que logrará el ir con hambre es que comerás mucho más rápido y empezarás a comer pan antes de que empiecen a traer los platos principales. Lo recomendable si tiene hambre antes de ir a comer fuera, es comer un yogur y así sacias el hambre.
  7. Bebidas alcohólicas: el alcohol puede estimular el hambre aparte de subir muy rápidamente las calorías. Si vas a tomar alcohol en el restaurante pida una copa de vino y si puede ser, en pequeños sorbos durante la comida.
  8. Por último, recuerde comer despacio para que la comida le siente mejor.

¿Y para ti, cuáles son tus consejos cuando vas a comer fuera en un restaurante?

Rocablanca, casticismo en plena calle Fuencarral

Rocablanca

Fuente: Minube

Entre toda la maraña cool del barrio madrileño de Malasaña, con sus gastrobares, sus cafeterías cuquis, sus tiendas de ropa vintage y con barbudos con gafas de pasta en cada esquina, aún queda un vestigio de los bares de toda la vida.

En la calle Fuencarral nº 71, entre las tiendas de las marcas más modernos, entrar al Rocablanca es volver hacia atrás unos cuantos años. Pero no es tampoco un casticismo romántico y chic, idealizado y moldeado por el paso del tiempo. No, sigue anclado hace unos años para lo bueno y en lo malo. Aquí no esperes nada ni muy tradicional ni muy elaborado, eso sí, con unos precios sin competencia.

Aquí encontraras cañas bien tiradas por muy buen precio, con tapas a elegir entre pimientos de padrón con patatas, pincho de tortilla, salmorejo o pollo al ajillo. Siempre las mismas. Las raciones más clásicas, como patatas bravas, croquetas o huevos rotos. Las hamburguesas, bastante más grandes que las de cualquier cadena rápida, tienen un precio ridículo. También hay platos combinados y ensaladas. Y bocadillos. Un bar de siempre, regentado por gente de siempre. Ni más ni menos.

¿Quieres pasar una tarde de cañas o una cena sin complicaciones ni demasiadas pretensiones? Este es tu sitio.

El arte de freír cerdo

Como buen toledano puedo presumir de la gran riqueza gastronómica de mi provincia. La perdiz, las migas, las gachas, el venao…vamos, que no nos falta de nada. Es más, tengo una amiga que su madre debería abrir un restaurante gracias a su venao en salsa. Tengo que reconocer que nunca he probado uno igual.

Sin embargo, hoy os voy a hablar de uno de los mejores restaurantes de la capital castellano manchega. Sí, tienen venao en carta, pero no es su plato principal. Quienes lean esto siendo de Toledo creerán que exagero diciendo que les hablo de uno de los mejores restaurantes. Ni siquiera es un restaurante, es más un bar donde tomar cañas con los amigos, pero la calidad de la comida es exquisita. Vale, no soy pesado y ya lo digo, hablo del “Cuchifrito”.

restaurante

Lugar habitual de mis quedadas nocturnas los jueves con amigos, la calidad de su carne es exquisita. No suelen faltar en nuestra mesa las raciones de presa ibérica o algún que otro chuletón de buey o de ternera.

Destacadas son también sus ensaladas, especialmente, la de ventresca. Atún, tomate, ventresca, huevo…muy completa. Y, por qué no decirlo, de gran cantidad. Para resumir, con una ensalada comes.

Gran calidad del pescado también. Con una carta amplia, queremos destacar el bacalao, en todos sus tipos.

De entrantes destacar, especialmente, los ibéricos y las croquetas. Estas últimas son pequeñas, pero de un sabor exquisito. Solo hay que decir que el jamón con el que van rellenas es ibérico.

Mención aparte merecen las yemas con jamón y los huevos rotos con ajetes y chipirones. Lo estoy contando y me estoy chupando los dedos. Literal.

Y, por último, el plato estrella, el que da nombre a este lugar, el cuchifrito. Sin ser un amante de este plato, os aseguro que estoy deseando que llegue el jueves para cenarlo. Simplemente, espectacular. Se podría decir, y no exagero, que más que un plato, es arte.

Os dejo imaginando como es el plato y aconsejando ir a este restaurante si visitan Toledo. Si van hoy, allí me verán, es jueves…

De tapas por Madrid

Pocos estilos culinarios encarnan de una manera tan elocuente el carácter cultural de la cocina como las tapas. Sus dimensiones, su presentación y la variedad de tipos que existe no sólo constituyen una parte esencial del carácter español, sino que también es un espejo de la idiosincrasia propia de cada región del país.

 Tapas y cañas en Madrid

Los elementos que dan forma a la vida de bar, las conversaciones de barra, la interacción que se produce en ellos, facilitan la interacción entre las personas y fortalece los vínculos entre vecinos y familiares. En este contexto, aquel pequeño bocadillo que se sirve generalmente acompañado de una cerveza, se transforma en el invitado que no puede faltar.

No obstante lo anterior, elegir un buen lugar donde probarlas en una ciudad tan grande como Madrid no es tan fácil como se cree. Por lo mismo, nos hemos puesto manos a la obra y hemos confeccionado un pequeño listado con algunos de los bares de tapas y cañas más recomendados de la ciudad. Podéis estar de acuerdo o no. Lo importante es que vayáis y probéis vosotros mismos.

fuente:wikimedia
fuente:wikimedia

La Ardosa. Está localizado en calle Colón, número 13, en el barrio Malasaña. En una ambiente acogedor y tradicional, se puede disfrutar de una buena variedad de tapas, entre las que destaca la tortilla de patata.

Casa Julio. Es uno de los sitios de referencia en el centro de Madrid para todos los que buscan comer una ración de croquetas caseras: es su propia dueña la que las hace y el resultado es delicioso. En sus muros hay fotos de algunos de los famosos que han llegado ahí para disfrutar de su carta de comida y tapas. Se encuentra en Calle de la Madera, número 37.

Bodegas Rosell. Se encuentra en la Calle del General Lacy, 14. Cuenta con una surtida carta de tapas, dentro de la que destacan los jamones, los productos del mar, las cecinas y los quesos.

Las bravas. Se trata de uno de los lugares preferidos por los que buscan comer patatas bravas en Madrid. Su salsa se prepara con una receta propia en la que se incluyen productos naturales, dejando fuera cualquier producto químico. Los que quieran probar sus raciones tienen tres direcciones donde hacerlo: Calle Álvarez Gato, 3; Calle Espoz y Mina, 13; pasaje Matheu, 5.

Antes de viajar ¡infórmate!

Cuando viajamos a una ciudad, son varios los factores que intervienen en nuestra elección: historia, lugares que visitar, cercanía… Antes de emprender el viaje es especialmente recomendable documentarse sobre el lugar en el que pasaremos unos días. Son muchos los rincones secretos y la belleza de zonas turísticas desconocidas que por una razón u otra no aparecen en las guías de turismo. Viajar en vacaciones, te ayudará, por eso antes de partir, rastréala para encontrar esos lugares mágicos que no te puedes perder.

Y lo mismo ocurre con la gastronomía. En una escapada, bien sea de fin de semana o de un mes, está claro que en algún momento comeremos en un restaurante de la zona, no sólo para olvidarnos por un día de cocinar (en el caso de que hayamos elegido una casita rural) sino para conocer más sobre la cultura gastronómica de ese lugar en el que llevamos algunos días.

Pisto manchego

Estos restaurantes, conocedores del interés y de la demanda de los viajeros por disfrutar de platos autóctonos, no dudan en poner a nuestra disposición una completa carta variada donde los productos locales y las comidas típicas ocupen gran parte del menú. Pero hay que saber elegir bien el restaurante en el que comeremos. Ya sea en España o en un viaje internacional, ten en cuenta que encontrarás muchos pero no todos serán igual de buenos. Como suele decir el refrán, “que no te den gato por liebre”, asique no dudes en consultar páginas donde te recomienden algunos lugares especiales donde disfrutar de una buena comida autóctona.

En cualquier tipo de viaje, no dudes en empaparte de la tradición y la historia que cada ciudad tendrá preparada para vosotros. Los museos, las catedrales, los castillos…todos forman parte de la cultura de un lugar, han formado a sus ciudadanos, les han dotado de una personalidad propia, pues aunque no lo creamos, nuestros caracteres y costumbres proceden de lo que en un pasado hemos sido, que se ha ido trasmitiendo de generación en generación hasta llegar a nuestros días.

 

Boñar de León, un restaurante castizo

Nos adentramos al Madrid castizo con el restaurante Boñar de León en la calle Cruz verde, 16 muy cerca de la parada de metro noviciado y la calle pez.

Un local madrileño de toda la vida, donde podrás encontrar a las personas del barrio.

Recuerdo la primera vez que pase por el restaurante no me llamo nada la atención es más, pensé en no entrar, pero al cabo de un tiempo empecé a escuchar hablar de él con mucho cariño y siempre halagando la buena comida.

fuente: elmundo

fuente: elmundo

Nos sentamos en una mesa y nos trajeron la carta donde tenían un menú y para mi sorpresa dentro del menú podías pedir Cocido.

Decidimos decantarnos por el cocido e intentamos pedir una tapa de tortilla de patata pero el camarero nos recomendó que no, ya que ya sería complicado terminarnos el cocido y el entrante de fiambre ibérico.

Una vez terminado el entrante, nos llegó la sopa en un cuenco para mínimo 6 personas y siendo dos personas repetimos varias veces y para nuestra sorpresa fue cuando no trajeron el cocido con la carne de cocido con sus garbanzos, patatas, zanahoria, jamón

Teníamos que hacer hueco a nuestros estómagos para empezar a ingerir toda esa cantidad de carne y verdura.

Solo comentaros que estaba exquisito todo y como cabía esperar nos fue imposible acabarnos todo el cocido al igual que la sopa.

Eso sí, salimos varias horas después del restaurante ya que parábamos entre comida y comida para ver si era posible terminar el suculento manjar que teníamos en nuestra mesa.

Os recomiendo que vayáis a este restaurante para pedir un buen cocido madrileño o cualquier plato del menú.