El Mirador de Sevilla es para TI

Nos adentramos en Andalucía y que mejor manera que irnos a Sevilla e irnos al Restaurante El Mirador de Sevilla, donde podrás contemplar las maravillosas vistas de esta magnífica ciudad.

Se sitúa en la azotea del Hotel Vincci La Rábida. Un lugar privilegiado puesto que está muy cerca de todos los monumentos importantes de la ciudad.

El restaurante está ubicado en uno de los palacios del S. XVIII donde podrás tener unas  vistas de ensueño podrás degustar sus espectaculares platos contemplando la Catedral de Sevilla.

Si vas a Sevilla con tu pareja es muy recomendable este lugar para disfrutar de un ambiente romántico, relajarse y aislarse del bullicio de la ciudad.

fuente:hotelvincci

fuente:hotelvincci

Gracias al Chef Alberto Garrido, podrás probar una cocina que combina la cocina tradición con la vanguardista y así obtiene unos platos deliciosos como el solomillo de buey a la parrilla con ravioles de patata al aroma de ibérico.

 Como entrante os recomendaría la Crema de salmorejo con queso caramelizado y peineta de manzana verde o la tarrina de hígado de pato con dulce de membrillo y peras a la vinagreta de frutos rojos y tostas de pan dulce, el principal el ya mencionado y el atún rojo de almadraba sobre chutney de cebolla con suave bechamel de boletus y por último  enseñaremos a nuestro paladar una de las delicias la  Espuma de manzanas con su gelée de vino P.X. y crujiente de naranja.

Siempre acompañado de un buen vino. Que mejor gusto que poder coger la copa de vino tinto, saborearlo y contemplar las vistas. Es uno de los regalos que tiene el poder disfrutar una cena en este maravilloso restaurante.

Boñar de León, un restaurante castizo

Nos adentramos al Madrid castizo con el restaurante Boñar de León en la calle Cruz verde, 16 muy cerca de la parada de metro noviciado y la calle pez.

Un local madrileño de toda la vida, donde podrás encontrar a las personas del barrio.

Recuerdo la primera vez que pase por el restaurante no me llamo nada la atención es más, pensé en no entrar, pero al cabo de un tiempo empecé a escuchar hablar de él con mucho cariño y siempre halagando la buena comida.

fuente: elmundo

fuente: elmundo

Nos sentamos en una mesa y nos trajeron la carta donde tenían un menú y para mi sorpresa dentro del menú podías pedir Cocido.

Decidimos decantarnos por el cocido e intentamos pedir una tapa de tortilla de patata pero el camarero nos recomendó que no, ya que ya sería complicado terminarnos el cocido y el entrante de fiambre ibérico.

Una vez terminado el entrante, nos llegó la sopa en un cuenco para mínimo 6 personas y siendo dos personas repetimos varias veces y para nuestra sorpresa fue cuando no trajeron el cocido con la carne de cocido con sus garbanzos, patatas, zanahoria, jamón

Teníamos que hacer hueco a nuestros estómagos para empezar a ingerir toda esa cantidad de carne y verdura.

Solo comentaros que estaba exquisito todo y como cabía esperar nos fue imposible acabarnos todo el cocido al igual que la sopa.

Eso sí, salimos varias horas después del restaurante ya que parábamos entre comida y comida para ver si era posible terminar el suculento manjar que teníamos en nuestra mesa.

Os recomiendo que vayáis a este restaurante para pedir un buen cocido madrileño o cualquier plato del menú.