Dónde degustar un buen rabo de toro en España

El rabo de toro es un guiso cordobés que se ha extendido por toda España. Allá donde haya una feria taurina encontramos numerosas raciones de este manjar. Cada vez quedan menos toros de lidia en las dehesas y cada día se sirven más platos de rabo, por lo que es evidente que muchas veces nos cuelan buey o vaca. A pesar de todo, es un placer degustarlo servido con una buena salsa y una rica guarnición de patatas o verduras.

En los restaurantes más refinados lo sirven deshuesado, que es más cómodo pero personalmente no lo disfruto igual. Al igual que cuando comes cordero o gambas, los comensales con los que comparta mesa, si hay confianza, deben entender que esta receta no se puede gozar de la misma manera si no se rebaña con las manos.

En Madrid es un plato que adquiere especial importancia durante las épocas de mayor actividad taurina. Les recomendamos algunos restaurantes para pedirlo:

Casa Toribio (Cardenal Belluga, 14). Muy cerquita de la Plaza de Las Ventas, tiene en exclusiva todos los rabos de toros que se lidian en esta plaza y en otros 100 ruedos de toda España, por lo que suele ser auténtico. Macerado en vino tinto desde la noche anterior, lo preparan a fuego lento con zanahorias, guisantes y champiñones, y lo sirven con patatas.

Casa Salvador (Barbieri, 12). Este restaurante de Pepe Blázquez está decorado con fotos de matadores y carteles de feria antiguos. El plato emblemático no podía ser otro que el rabo de toro. Excepcional.

El Fogón de Trifón (Ayala, 144). Cuenta con una materia prima de lujo y una ambiciosa selección de vinos. En esta casa preparan un rabo de toro estofado al vino tinto muy rico. Cocinado con ajo, cebolla, pimientos choriceros y crema de tomate, adquiere un sabor clásico y casero. Trifón Jorge, el chef, nos revela el secreto: “Prepararlo a fuego muy lento y con amor”. También lo incluyen con una buena ración de ricas croquetas.

Casa Rubio en Córdoba

En este caso he tenido la suerte de irme de fin de semana con la familia a Córdoba y como no hemos ido a unos restaurantes estupendos.

Me gustaría mencionar Casa Rubio, es el primer restaurante que fuimos y la verdad ha sido uno de los mejores de todo el fin de semana.

Casa Rubio se encuentra junto a la Puerta de Almodóvar, en la casa donde nació el Cordobés Antonio Jaén Morente. Es una taberna muy conocida y lleva desde 1932 en pie.

No hizo el mejor tiempo del mundo y en pleno enero no íbamos a cenar en la calle o en la terraza superior.

Cabe destacar la amabilidad de los camareros y como nos explicaban cada plato que le preguntábamos.

CasaRubio.jpg

Los platos que fuimos pidiendo iban mejorando por momentos, me gustaría mencionar que nunca he probado unas berenjenas con miel de caña tan buenas como las de Casa Rubio, estuvimos todo el fin de semana pidiendo en los diferentes restaurantes y no encontramos unas que se igualaran.

Os recomiendo que si tenéis la suerte de ir a Córdoba vayáis y las pidáis como el resto de platos, el Salmorejo Cordobés estaba magnifico y con una textura espectacular.

Por otra parte yo nunca había comido Rabo de Toro y realmente me encanto.

También quiero decir que los platos que menos me gustaron fueron los flamenquines ya que resultaron un poco secos y las croquetas caseras.

Para finalizar hay una carta de postres que nosotros en esta ocasión de degustamos ya que teníamos una tarta por un cumpleaños pero vi algunos postres en otras mesas y destacaría el Bipolar de Chocolate con helado de Galleta y la Espuma de Arroz con Leche y helado de Canela.

Si vais a Córdoba y vais a este restaurante me decís que os ha parecido.